Los Doctores

Los colores de tu salud

En este programa se hablo sobre los colores en la salud: Desde los colores de las heridas, hasta el color de los alimentos más deliciosos, saludables y divertidos.

Hay colores para todos los gustos, es una de las maravillas de la diversidad, somos de todos colores y sabores, lo cual es estupendo. Color de ojos, cabello o piel distintos. Todas las diferencias son igual de buenas, ninguna es mejor o peor que otra.

En la salud mental y emocional de los niños este tema es muy importante, pues tiene que ver con la manera en que ellos se ven y se valoran a sí mismos, así como con la forma en que se relacionan con otros niños. Por ello es clave fomentar en ellos valores tan importantes como el respeto, la tolerancia, la empatía y apreciar lo diverso. El punto es que crezcan plenos y seguros, sintiéndose felices y orgullosos de lo que son y estableciendo relaciones sanas en su entorno. Ahí la importancia de reconocer la diversidad.  Hablar con los niños desde pequeños acerca de que somos: altos, bajos, flacos o gorditos y de muchos colores distintos de piel, ojos y cabello. Eso es positivo y normal en todos los casos. Hacerlo notar en los cuentos o libros para niños, como con la familia, sus amigos y conocidos. Se trata de enseñarles a conocer y celebrar las diferencias. Todos somos distintos, pero ningún color es mejor que otro. Tan solo es una característica del cuerpo que tiene que ver desde cómo eran nuestros abuelos, hasta la fuerza de la luz del sol del lugar donde vivimos. Y esto tienen que ver también con las variaciones de la cantidad de melanina determinan nuestro color de piel.

También nuestros gustos son distintos y válidos; y para ello no hay categorías establecidos de antemano, ni a todas las niñas les gusta el rosa, ni a todos los niños el azul.

Es común que aún siendo muy chiquitas las niñas expresen curiosidad o ganas de usar maquillaje. Muchas juegan a maquillarse a escondidas generalmente imitando a mamá, esto es normal. Creemos que lo mejor es no prohibir y acompañar a nuestras hijas en su inquietud, cuidando la calidad y tipo de cosméticos, la cantidad y la forma en que lo usen. La recomendación principal es que busquen con sus hijas los cosméticos adecuados y seguros para su edad. Mostrarles como se aplican, procurando que no sea demasiado y cuidando que vayan acorde a su edad, no se trata de que se vean mayores. En todos los casos tener cuidado con los compuestos, buscar los que sean más naturales y no utilizar productos muy químicos y fuertes, como los esmaltes comunes. No compartirles maquillajes en la medida de lo posible. Acostumbrar siempre a desmaquillarse y limpiarse adecuadamente para evitar la aparición de acné, manchas o problemas en la piel. Es fundamental que surja como una iniciativa o inquietud de las niñas y no como una imposición de las mamás. Evitar que el tema del maquillaje no sea abordado como la forma de ser bellas. De ahí la importancia de afirmar la belleza con o sin maquillaje.

Para un maquillaje fresco y suave, no abusen de sombras de ojos, no utilicen delineados fuertes ni tonos llamativos. De hecho, eviten delineador de ojos así como usar base. En cuanto a sombras. Las mejores son los colores pasteles como naranjas, azules suaves, rosas y beige y en los labios pueden utilizar brillos.

En otro tema, el color de las heridas puede ser un indicativo de su proceso de sanación. Solo se recomienda tener mucha precaución cuando la herida toma un color verde, es una señal de infección. Hay también una tonalidad amarilla más opaca que no es tan sana y que si es acompañada por un olor feo, puede indicar también infección. Pero también están los moretones o hematomas, que aparecen cuando se recibe un golpe y los vasos sanguíneos se rompen. Los moretones evolucionan de acuerdo a su color y van del color rojo o rosa al azul oscuro o púrpura hata el verde o amarillo hasta desvanecerse. Es importante acudir al médico cuando salen sin motivo aparente.

Los niños están cada ves más familiarizados e involucrados en el mundo de los videojuegos. En muchos casos representan su principal entretenimiento. Se han realizado diversos estudios y no hay evidencia suficiente para decir que los videojuegos son nocivos. Lo que si se puede afirmar es que el abuso tiene consecuencias y efectos secundarios que si pueden representar riesgos. El principal es el sedentarismo. En cuanto a la vista, tampoco hay evidencia de que produzca un daño, pero su abuso genera fatiga visual, pues a veces los niños ni parpadean mientras juegan.

Las consecuencias varían de acuerdo al niño y a las formas de excederse. Si se ha detectado un riesgo en caso de niños con epilepsia, pues la estimulación por la cantidad e intensidad de la luz y las imágenes puede desencadenar una crisis convulsiva. Y en general, otras consecuencias secundarias del abuso son los problemas de atención, concentración y agresividad, pero estas están asociadas a distintos factores donde los videojuegos sólo son uno de ellos. Fuera de estas consideraciones se puede decir que no producen daño si son usados con moderación y siguiendo algunas recomendaciones: moderar el tiempo en que se dedica a jugar y procurar muchas otras actividades que los diviertan incluyendo la actividad física. Se necesita tener un criterio razonado e informado acerca de qué juegos son permitidos a los niños de acuerdo a su edad. Ver los juegos antes e inclusive dedicar tiempo para jugar con los niños y poder determinar un contenido apropiado.

Muchos de los videojuegos pueden ser excelentes recursos de educación, entretenimiento y diversión, pues hay muchos que incluso son didácticos, implican actividad física y ayudan a una estimulación sana.

Los niños expuestos a mascotas pueden desarrollar mayor resistencia a las alergias, solo se recomienda tener una  higiene adecuada y tenerlos en condiciones óptimas.

En cuanto a los colores en la alimentación, es muy saludable procurar alimentos con diversos colores, lo mejor es hacer un arcoíris del plato de cada comida, pues cada color se puede asociar a determinados beneficios para la salud. En esta parte del programa estuvo la Dra. Marión Álvarez, nutrióloga, quien explicó la relación del color de los alimentos con los beneficios que representan para el organismo. Y para comprender mejor esta dinámica, el invitado especial de esta emisión fue Chabelo, quien realizó una dinámica junto con dos invitadas del público asistente.

Para explicar de mejor manera los alimentos para los niños, la Dra. Marión estuvo acompañada por la chef Flavia Morán y la pequeña Kayleigh quienes hablaron de alternativas ricas y divertidas. Ellas recomendaron ponerle mucho sabor y color a la comida para facilitar la buena alimentación de los niños.

La Dra. Judith Zerman y Banuet, psicoterapeuta, estuvo como especialista invitada para hablar acerca de cómo influyen los colores en los estados de ánimo.

El cuerpo puede estar diciendo algo a través del color, por ello, hay que ponerle atención.